AÑIL. DIARIO DE SENSACIONES

Teja

 

Del sombrero olvidado bocarriba en el banco del jardín la paloma que se ha acercado a picotear en el ala vuelta del revés ha extraído del hueco un varón vestido con frac y pajarita y una vara de mago, que nada más aparecer le ha preguntado la hora a un tilo cuya sombra había quedado atrapada en el columpio donde niñas y niños aprenden deprisa a ser temerarios. Al ver tan extraña figura en el parque infantil, lo han rodeado de inmediato y le han pedido a coro un mismo truco: que les regale piruletas y les apruebe los exámenes.

 

Lacre

Azul, ocre, duna, mar, en sí mismos, pronunciados al azar, no son nada. Sonidos y un brote de significado entre piedras, allá donde las raíces no encuentran dónde nutrirse. Té, galletas de avena, ventana, tarde, en sí mismos, no son más que ingredientes del día sin el día. Lo que proporciona hondura y sentido a azul y a mar, a ocre y a duna, es el idilio de memoria y metáfora. La unión de dos opuestos: la presencia y su desaparición. Lo que también convierte los hechos del día en símbolos. Densidad y sentido. Les proporciona la vida que pierden.

 
_
▪ José Ángel Cilleruelo
(Espanha 🇪🇸 )
in “Añil”, Editorial: Cypress Asociacion Cultural, Sevilla (España),2021